La Alpujarra, la cara sur de Sierra de Nevada, 17 de septiembre 2009

¿Tu te negarías?... creo que no, y me explico.

Tenía la intención de coronar el Mulhacén, hazaña pendiente desde hace dos años pero resulta que un grupo de murcianos, comandados por los generales Manolico y José Luís Flowers, me hacen una proposición indecente que no pude rechazar y, es más, tuve y tengo que agradecer…

- ¿Te vienes a hacer un rutón de altura por la cara sur del Veleta Peponne?.. “Mira que la bajada se hace por senda al 99,9%” - ¡madredelamorhermoso!, y lo bueno es que era cierto!!

Salimos de la localidad de Capileira (1.400 m.) , a 650 Km. de mi casa, tras llegar allí sorteando el millón y medio largo de curvas que hay desde Granada, comenzamos a dar pedales cuesta arriba, como debe ser para terminar bajando y con buen sabor de boca, el ambiente era fresquito, el cielo plomizo y amenazante y las cumbres del Veleta y Mulhacén cubiertas ya por los primeros copos de nieve.

Las rampas, charla que te charla, son cómodas, ayuda la novedad, la compañía y las fuerzas fresquitas a esas horas de la mañana, pero enseguida comenzamos a darle cera a la primera de las bajadas, rápida y con “flow” (según me explicaron es esa sensación que tenemos de trazar con la bici, curva a un lado, curva a otro, escaloncito, salto, a buena (muy buena) velocidad y con el agarre preciso), seguimos subiendo, poco a poco nos tenemos que poner en unos nada despreciables 2.500 m. de altitud, a todos nos falta el oxígeno, no entra aire suficiente en los pulmones, uno del grupeto tuvo problemas de adaptación a la altura y sufría dolores de cabeza y malestar… es lo que tiene vivir al lado del mar… pero pronto se le pasó ¡bendito ibuprofeno!.   

No os voy a cansar con “moñadas” de esas que os ponen los dientes largos pero estad atentos porque en unos días colgaré un video que grabamos de la bajada con una cámara chiquitica de estas que van en el manillar, veréis que gozada!!

Cuando estás bajando y bajando y te metes entre pecho y espalda 18 Km. de descenso la sensación que se te queda en el cuerpo es de disfrute, cuando para realizar esa bajada te has tenido que meter otros tantos kilómetros de subida por rampas a mas de 2.000 m., alguna de ellas infernales como parte del GR7, la sensación es de satisfacción por el deber cumplido…

Como deber mío es el agradecer a los nueve murcianos, a Manolico y José Luís Flowers el que se acordaran de mí y me sacasen a pasear por la Alpujarra…. Desde aquí un abrazo y GRACIAS MIL.

P.D.: Os debo una…

Sígueme en Facebook

El tiempo en tu ciudad

¡Gracias por tu visita!

Ponte en contacto conmigo...

no solo de bici vive el biker...